ENTREVISTA EXCLUSIVA A VINCENT VEGA Y MARGE GUNDERSON

Si ya de por sí las locas combinaciones de Bang Bang me suelen deparar entrevistados peculiares, la programación del 23 de abril me obliga a sentarme a la mesa con un delincuente y una agente de la ley. Espero que no salgamos a tiros…

MIX VINCENT

Buenos días, Marge. Ante todo, enhorabuena. Veo que vuelves a estar embarazada.

MARGE GUNDERSON: Gracias, pero en realidad llevo embarazada desde la película. Hace tanto frío en Minessota que el niño no quiere salir. ¿Raro verdad?

Sí, un poco… Hola a ti también, Vincent. ¿Todo bien?

VINCENT VEGA: Sí, todo muy bien. Sobre todo por no haber tenido que trabajar nunca en los estados del norte profundo. No quiero ofenderte, Marge, pero mira que sois raros por ahí arriba: tenéis pinta rara, habláis raro…

MARGE: No, tranquilo, no me ofendo. Yo también estoy contenta de no haber tenido que vivir en una gran ciudad. Me gusta más mi pequeño pueblo donde nunca pasa nada.

VINCENT: ¿Nada? Joder, ¿un triple homicidio te parece poca cosa?

MARGE: Al menos ninguno murió por un bache. Ya ves que somos paletos, pero las noticias llegan volando… No te agobies, no tengo jurisdicción en California.

Pulp-Fiction-pulp-fiction-13189852-1920-810

Veo a Vincent nervioso, así que antes de que las cosas se caldeen decido reconducir la conversación.

Pidamos algo para beber. Marge, supongo que tú querrás un café. ¿Y para ti, Vincent? ¿Un batido?

VINCENT: Ni de broma. Me parece un robo que nos cobren cinco dólares por algo que sólo es helado, leche y ya. Mejor una cerveza.

Te advierto que en San Sebastián eso también pueden ser cinco euros.

VINCENT: Esto es de locos. Ayer fui a comer un filete al Casa Julián y fueron casi cien dólares. Hoy lo de la cerveza. ¿Es que aquí todo es caro?

No, todo no. Podías haber cenado en Va Bene. No es tan caro.

VINCENT: ¿Es un restaurante?

No, una hamburguesería de aquí, de Donostia.

VINCENT: Tengo que ir sin falta. A Jules le mola que le cuente cosas de mis aventuras por las hamburgueserías europeas. ¿No le pondrán mahonesa la carne?

Mejor vamos a dejar el tema de la comida que a nuestra policía embarazada le están entrando náuseas. Marge, ¿te está gustando la ciudad?

MARGE: Me está gustando mucho. De hecho estoy aprovechando para investigar un poco. Pero nada de muertos ni cosas raras. En mi pueblo tenemos una estatua de un leñador muy famoso, Paul Bunyan, y por la pinta que tiene creo que pueda ser de origen vasco. En la partida de nacimiento que encontré en el ayuntamiento aparecía con su nombre original: Paul Buniarramendi, de profesión aizkolari. Parece una buena pista ¿jaaaa?

Fargo_033Pyxurz

Marge, la verdad es que eres una gran investigadora.

MARGE: Qué va, lo que pasa es que me ponen las cosas fáciles. Hay casos que se resuelven casi solos. Por ejemplo, en el secuestro de la mujer de Jerry. Uno de los secuestradores, el de la pinta rara, el que hablaba mucho, tenía antecedentes. Por lo visto había atracado una joyería en California. También encontré un informe sobre una pelea que tuvo en el aparcamiento de una bolera con su cómplice en este secuestro, ya sabéis, el callado chungo de la trituradora.

VINCENT: Me alegro de estar fuera de tu jurisdicción. Eres muy buena. Ese golpe de la joyería del que hablas… A mi hermano Vic lo mataron durante ese atraco. Guau, Marge, sí que eres buena.

MARGE: Estáis haciendo que me sonroje. Mira que sois tontos los dos. Dejad tranquila a una pobre chica de pueblo que sólo hace su trabajo.

Vale, vale. Y tú, Vincent, ¿te quedas hasta el sábado?

VINCENT: Que va, tengo que ir a Amsterdam a recoger unas cosas para Marcellus. Pero sí que vendrá Mia, su mujer. Espero que tengáis buena música para bailar y mierda de primera clase. A esa chica le va mucho la marcha.

pulp-fiction-poster-irina-march

No te preocupes por eso. Después de las películas hay fiesta en NiNeu con El gato Mira Raro, y si sale como la del año pasado, va a molar mucho.

VINCENT: Suena bien, pero ya podéis controlar a Ms. Wallace. Cuando desfasa su nariz parece una aspiradora. Y no creo que os gustara ser los responsables de dejar viudo a ese negro. Seguro que me haría volver para encargarme de ti y de tu peña.

Perdona, Vincent, pero yo soy sólo un periodista y me parece que te estás acelerando. Mejor nos vamos ya y que Marge siga buscando a su leñador. Hasta la próxima.

Todavía me estoy levantando cuando veo a Vincent hurgar ansioso en los bolsillos de su gabardina. Saca una papelina y se relaja. Marge le mira con desaprobación. Espero que sus caminos no vuelvan a cruzarse o Vincent acabara igual que su hermano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s