Archivo de la categoría: ZINEMALDIA

ZINEMALDIA 2016: LA AMBICIÓN DERRIBÓ AL MONSTRUO

La última película de J. A. Bayona se estrenó en el Zinemaldia rodeada de mucha expectación, pero la respuesta del público no fue unánime. De hecho, hubo una división radical de opiniones: por un lado estaban los que, entre lágrimas, la celebraban como una obra maestra, y por otro, los que la acusaban de ser una película artificial en la que se podía ver al director moviendo los hilos desde bambalinas, con la única intención de hacer llorar al público: ahora una mirada triste, ahora un suspiro, ahora una melodía…

Seguir leyendo ZINEMALDIA 2016: LA AMBICIÓN DERRIBÓ AL MONSTRUO

ZINEMALDIA 2016: RECONCILIADO

Si hay algo que debo agradecer al Zinemaldia es haberme reconciliado con el cine español después de unos cuantos años en los que lo había dejado prácticamente de lado. Estoy seguro de que en ese tiempo se estrenaron grandes películas (de hecho, algunas las he recuperado después), pero entonces no me interesaban lo suficiente como para comprar una entrada, y en su lugar elegía una película coreana, rumana o norteamericana.

Y entonces, en el Festival de 2011, llegó No habrá paz para los malvados. Y viendo cómo Coronado engullía cubatas, me reconcilié con los actores españoles… y con el cine español. Después vinieron Caníbal, Vivir es fácil con los ojos cerrados, Magical girl, Blancanieves, La isla mínima, Retorno a Ítaca o Truman. Y así hasta el Zinemaldia del año 2016, en el que tres películas (Colosal, El hombre de las mil caras y Que Dios nos perdone) se colaron entre mis favoritas del festival y probablemente del año. Seguir leyendo ZINEMALDIA 2016: RECONCILIADO

ZINEMALDIA 2016: MIS PROBLEMAS CON TONI ERDMANN

Me gusta el cine tanto que acostumbro a decir que me gusta TODO el cine. Y no es cierto. Y creo que cuando generalizo no miento, el cine es un arte que me apasiona, y aun cuando lo que veo no me fascine, casi siempre soy capaz de encontrar ese detalle, esa escena, esa mirada que me hace salvar la película y decir aquello de “No me gustó especialmente pero…”. Seguir leyendo ZINEMALDIA 2016: MIS PROBLEMAS CON TONI ERDMANN

ZINEMALDIA 2015: EVOLUTION: ¿PELÍCULA DE FESTIVAL?

Evolution (2015), la segunda película de la directora francesa Lucile Hadzihalilovic, a concurso en la Sección Oficial del último Festival de Cine de San Sebastián, no dejó indiferente a nadie. Otro tanto puede decirse de su primer largometraje, Innocence (2004), que en su estreno en Donostia se llevó el Premio Nuevos Directores. Seguir leyendo ZINEMALDIA 2015: EVOLUTION: ¿PELÍCULA DE FESTIVAL?

ZINEMALDIA 2015: SON OF SAUL: LA FORMA Y EL HÉROE

Son of Saul (2015) aterrizó en la sección Perlas del Zinemaldia con el Gran Premio del Jurado de Cannes bajo el brazo e inmejorables críticas. Un debut fulgurante que convertía al hungaro László Nemes (Budapest, 1977) en un director muy a tener en cuenta para el futuro. El recorrido de Son of Saul desde entonces, que acaba de conquistar el Oscar a la mejor película de habla no inglesa, no ha hecho sino corroborar este aplauso general, y su paso por San Sebastián no fue, desde luego, una excepción. En tiempos en que seguramente se usa con demasiada frecuencia, no parece exagerado atribuirle la temprana condición de obra maestra. Seguir leyendo ZINEMALDIA 2015: SON OF SAUL: LA FORMA Y EL HÉROE

ZINEMALDIA 2015 OFICIAL: LES DEMONS

Hay veces que a la salida del cine, incluso antes de tener claro si la película me ha gustado, me digo a mí mismo “a la próxima película de este director, iré de cabeza”.

Es algo que me sucedió en el festival de 2014 con Güeros, y es algo que me ha sucedido este año con Les Démons.

les_dc3a9mons_-_the_demons_poster_9252

Dos títulos muy distintos pero con un factor común muy especial: son películas que te tocan, pero de una manera que no llegas a entender y que no eres capaz de explicar. Seguir leyendo ZINEMALDIA 2015 OFICIAL: LES DEMONS

ZINEMALDIA 2015 PERLAS: SICARIO

11357903_652717381530610_1411466238_n

Amo el cine. Como entretenimiento, como expresión artística y como industria. Esto me lleva a que a menudo, y sobre todo en festivales, me encuentre defendiendo películas delante de unos y otros. Muchas veces me da la sensación de que las películas son como hijos de padres separados. Lo que gusta a uno de los progenitores casi nunca agrada al otro. Y por aclararlo, el padre son los críticos y la madre, el público que deja su dinero en la taquilla.

Por eso me hace tanta ilusión encontrarme con una película como Sicario, capaz de entusiasmar a unos y a otros. Una película que no hace falta defender, ya que sus autores tienen el suficiente talento como para contentar a casi todo el mundo. Seguir leyendo ZINEMALDIA 2015 PERLAS: SICARIO